miércoles, 24 de noviembre de 2010

Responsabilidad social de los medios

No es fácil hacer declaraciones públicas sin ofender a nadie, de todas maneras estoy segura que la mayoría no se darán por aludidos –ya que afortunadamente la mayor parte de la sociedad, hombres y mujeres, somos personas inteligentes, responsables y respetuosas–, aquellos que se den por aludidos tampoco merecen mi respeto ya que tampoco ellos me respetan como mujer y por lo tanto no temo herirlos.

Últimamente la polémica y el malestar que han suscitado escritos y palabras de algunos escritores y tertulianos televisivos ha ofendido a las mujeres en general y a la mayoría de los hombres que no se sienten identificados con ellos y que rechazan y condenan a todos aquellos que a través de sus escritos o sus palabras siguen tratando a la mujer como un ser inferior, que sólo sirve para darles placer y ser utilizada y sometida.

En realidad los seres inferiores son ellos porque no son capaces de despertar interés ni pueden mantener una relación de igual a igual y sólo buscan víctimas con las que reafirmar su virilidad y sentirse superiores, eso suele ser un claro indicio de falta de confianza y complejo de inferioridad. Sólo aquellos que no dominan las artes amatorias y no consiguen hacer disfrutar de verdad a una mujer tienen que buscar sucedáneos más accesibles – que por inexperiencia o por necesidad económica– son menos exigentes.

Afortunadamente la mayoría de los hombres no necesitan reafirmarse a través de las mujeres porque están muy seguros de sí mismos y ante todo son personas que respetan a l@s demás, capaces de mantener y disfrutar de un diálogo interesante y enriquecedor para ambas partes hasta la más íntima de las consecuencias que en definitiva es el sexo.

La responsabilidad social de los medios es inmensa, aunque estos parecen no querer aceptarla. Si se permite que la mujer siga siendo públicamente discriminada, subesencia del hombre que obtiene placer sometiéndola, humillándola y subyugándola, ¿qué ejemplo estamos dando a los chic@s que conformarán la sociedad de mañana?

Condeno a aquellos que imponen su voluntad a través de la fuerza –física, económica o de cualquier otro tipo–, pero que además se jacten de ello públicamente demuestra que no sólo no son “muy hombres” sino que realmente son seres inferiores y mediocres que no consiguen despertar la atención y la admiración de aquellas con las que les gustaría relacionarse.

2 comentarios:

  • Higorca Gomez Carrasco dijo...

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡DE ACUERDO TOTAL!!!!!!!!!!!! Me parece mentira que en el siglo XXI (si alguno se ha dado cuenta) sean tan sumamente... no encuentro la palabra justa para no herir, pero si diré que no merecen según que calificativo, unos por el poder político, otros, verbal,oral y un largo etc., me parece vergonzoso esas declaraciones. No creo que nadie se haya ofendido por tus palabras.
    Un saludo

    descargas gratuitas dijo...

    Creo que lo que ha ocurrido es lo siguiente;

    A lo largo de siglos de verse relegadas a un segundo plano (como poco, las mujeres han, habeis, sabido potenciar una inteligencia muy superior a la del hombre siempre ocupado en aparentar ser superior.

    Llegado el momento de comenzar a demostrar la valía de cada cual está demostrado, por lo menos en lo concerniente a mi persona, que la mujer es superior en muchísimos aspectos.

    Es éste un hecho que se puede aceptar o no, según le convenga a cada cual. No me atormenta la idea de que alguien pueda sentirse ofendido puesto que hay suficientes hechos que avalan mi opinión, y peor para el que no sepa copmprender cuando alguien es más inteligente que él mismo.

    Para acabar, saludar a la autora y agradecer el esfuerzo... Carmén, me ha gustado mucho tu página, y tu blog también... Me ha encantado el sub-título... por lo descriptivo.

    Saludos
    Josep

  • Publicar un comentario