lunes, 7 de marzo de 2011

Día Internacional de la Mujer


Este año se celebra el centésimo aniversario del Día Internacional de la Mujer. Son muchas las historias que se barajan sobre el inicio de dicha conmemoración, pero la más extendida y aceptada es la que hace referencia a los hechos acaecidos en una fábrica textil de Nueva York, donde 146 mujeres trabajadoras –el número varía según la fuente– se encerraron para protestar por sus bajos salarios y las precarias condiciones laborales, y donde murieron calcinadas por el incendio provocado por bombas incendiarias al negarse éstas a abandonar su reivindicación.

Han pasado más de cien años y la diferencia salarial entre hombres y mujeres sigue existiendo, son numerosos los estudios realizados en este sentido, intentando determinar la diferencia exacta, y aunque en números absolutos la media en la Unión Europea se sitúa en un 17,5%, no debemos olvidar que la mayoría de las veces no se están comparando los mismos trabajos, ya que es normal que cobre más el director general que la secretaria. Sin embargo, sí que es cierto que a una mujer le es mucho más difícil acceder a lugares de responsabilidad y por lo tanto mejor remunerados.

Afortunadamente cada vez son más las mujeres que están promocionando a lugares de poder e influencia, y eso está haciendo que la sociedad avance hacia una situación mucho más justa, no sólo a nivel laboral si no en todos los sentido, y esto se debe en parte a que las mujeres cada vez están más preparadas y a que los hombres que ocupaban los altos cargos se han ido jubilando, por no decir muerto, dejando paso a las nuevas generaciones de profesionales (hombres y mujeres).

Hace cien años las mujeres no iban a la universidad, de hecho no fue hasta el 8 de marzo de 1910 en que por una Real Orden se autorizó el acceso de las mujeres a la universidad. Hoy día en las universidades las mujeres superan a los hombres, no sólo numéricamente, sino que su tasa de éxito es mayor, lo que consecuentemente significa que en unos años las mujeres ocuparán en igual o mayor medida los puestos de alta dirección y por lo tanto de poder e influencia en la sociedad, ya que porcentualmente hablando estarán más preparadas que los hombres.

Naturalmente seguirán existiendo diferencias entre hombres y mujeres, pero sólo aquellas que por sus condicionantes físicos haga a l@s un@s más adecuad@s que l@s otr@s para realizar una labor determinada, como son aquellas donde la fuerza física sea un requisito indispensable para obtener un mejor resultado, cosa cada vez menos necesaria en una sociedad tecnológica y desarrollada, donde la fuerza física cada vez es menos necesaria.

Afortunadamente las nuevas generaciones están siendo educadas para respetar y valorar a la persona en función de su potencial y su aportación a la empresa, independientemente de su género. Pronto serán innecesarias –o modificadas– las medidas de conciliación, que lo único que lograban era que las mujeres pudiesen adaptar su jornada laboral para atender a su familia, con lo cual lo único que conseguían era reducir su horario –y su salario– para seguir trabajando en casa sin ser retribuidas ni cotizar por ello. ¿Será por ello que la tasa de natalidad se ha reducido a un 1,40 aprox.?, índice totalmente insuficiente para garantizar la renovación de la población. ¿Será también por esta razón que el número de matrimonios ha disminuido? Creo que es necesario hacer una valoración exacta de la realidad y empezar a actuar con previsión y responsabilidad de futuro, sólo de esta manera conseguiremos garantizar el crecimiento de la sociedad, donde se valore a la persona sin importar su sexo.

2 comentarios:

  • Higorca Gomez Carrasco dijo...

    Una buena entrada, hemos adelantado mucho, en todos los aspectos, ellas fueron las pioneras, luego hemos ido siguiendo y espero como tú que las generaciones venideras sean mucho más "espabiladas" y sepan alzar la voz con fuerza.
    Enhorabuena y un feliz día.

    lauravazquez dijo...

    Un placer llegar a tu espacio. Iré leyendo poco a poco. Cuento con un espacio de radio y siempre estoy visitando nuevas letras.
    Te encontré en el muro de Tomás.
    Interesante texto.
    Un cariño
    Soy argentina y malagueña por adopción!! Y olé!!

  • Publicar un comentario