martes, 6 de diciembre de 2011

Mujeres inmigrantes y violencia de género



Durante las jornadas sobre Mujeres Inmigrantes y violencia de género: su percepción pública, organizadas por la Fundación Isadora Duncan en León, donde había sido invitada para hablar sobre la Mutilación Genital Femenina, tuve la oportunidad de conocer a mujeres de diferentes asociaciones antiviolencia que afortunadamente cambiaron la percepción pública que de este colectivo se tiene.

Cuando escuchamos en los medios de comunicación que una mujer inmigrante ha sido asesinada por su pareja, imaginamos a una mujer inculta, una pobre víctima ignorante de las leyes, que ha sufrido constantes maltratos por parte del hombre al que seguramente ella misma ayudó a venir a nuestro país trabajando más horas que un reloj para pagar su billete de avión.

En ocasiones es así, pero no siempre; las estadísticas nos demuestran que la percepción pública que recibimos a través de la información sesgada por uno u otro motivo, es diferente a la realidad. Muchas veces, los matrimonios son mixtos y por lo tanto el maltratador es de nacionalidad española, aunque la víctima pase a engrosar las cifras de asesinatos entre inmigrantes y eso parece alejarlo de nuestra realidad.

También deberíamos cambiar el perfil que tenemos de las inmigrantes: hay mujeres cultas, inteligentes, profesionales diplomadas y doctoradas, psicólogas, abogadas, mediadoras sociales, etc. Otras mujeres que las ayudan a salir del círculo vicioso de los malos tratos, intentando devolverles la confianza en sí mismas que un día perdieron.

La realidad es que el maltrato se da entre ciudadanos de todas las nacionalidades, edades, situación económica y social, y que aquell@s que la ejercen suelen ser personas mediocres que necesitan reafirmarse, descargar su agresividad sobre los que consideran más débiles. Personas incapaces de superar su falta de confianza en ellas mismas para salir airosas de situaciones profesionales y que nada tienen que ver con su familia, de tal manera que superan su frustración a golpes.

2 comentarios:

  • RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

    Hola, Carmen:

    Ningún ser humano debería verse avocado a emigrar de su tierra natal. Cada uno es de donde nace, allí debe vivir, crecer y morir.

    Un abrazo.

    Anónimo dijo...

    Estoy de acuerdo en que la lucha contra el maltrato no tiene nada que ver con la nacionalidad de quién la práctica o quién no. Hay muchos tipos de maltrato, no solo el físico, también el moral. Pienso, que el maltrato en general pasa por educar desde los colegios, cuya educación no debe recurrir a la represión como medio educativo, por lo tanto ha de primar la formación. La represión es un factor a aplicar entre los adultos, pero esta debe ser aplicada en la medida de lo posible por medios pacíficos para que surta verdadero efecto. Los conceptos de amor para el desarrollo integral de la personas son muy importantes para poder conseguir una sociedad feliz en las relaciones de pareja, y juegan en esto un papel determinante la religión, los buenos educadores y la sicología. El secreto está en apreder a amar al prójimo. Mi pareja es mi prójimo mas inmediato.

  • Publicar un comentario