domingo, 18 de noviembre de 2012

¿En qué puedo ayudarte?

Con gran alegría compruebo que aún hay quien hace esta pregunta. A pesar de ser domingo, hoy tengo una reunión, me pregunto cuándo dejaré de trabajar siete días a la semana, doce horas diarias, ¿doce?, en realidad nunca descanso, no me lo puedo permitir, no por el momento, sólo de esta manera conseguiré lograr mis objetivos.

Pero vale la pena trabajar si al final de la reunión escuchas: ¿en qué puedo ayudarte? Hace un tiempo, cuando descolgaba el teléfono, después de saludar a mi interlocutor, siempre preguntaba: ¿en qué puedo ayudarte?, recuerdo que lo decía sinceramente, igual que algunas personas lo siguen diciendo, y les creo, porque yo también lo hago, sólo ayudándonos unos a otros conseguiremos superar esta terrible situación.

A partir de ahora, después de responder al teléfono, volveré a hacer esta pregunta que había olvidado… Espero que no me llame nadie que no está dispuesto a ayudarse a sí mismo, porque en ese caso tampoco yo podré ayudarle.

1 comentarios:

  • Antoni Barnils dijo...

    Perfecto. Como debe ser.

    abrazos

  • Publicar un comentario