sábado, 6 de febrero de 2016

Cada año, cuando se celebra el día de la tolerancia cero con la MGF, no puedo dejar de hacer balance de lo conseguido para su erradicación. Este año ha sido positivo en la lucha contra la Mutilación Genital Femenina, dos países más se han sumado a la prohibición de la ablación de clítoris Gambia , donde el porcentaje de mujeres sometidas a la mutilación es de un 78% y, donde además deben sumarse las niñas desplazadas por sus padres desde Senegal, donde ya hacía tiempo que estaba prohibida. Es una doble buena noticia porque, a partir de ahora, además de las mujeres gambianas tampoco podrán ser mutiladas las senegalesas que aún lo eran.

Otro país que también ha criminalizado esta práctica es Nigeria donde un 19,9 % de las mujeres son sometidas a esta terrible aberración.

Este año también se ha avanzado en el número de reconstrucciones de clítoris, habiéndose llegado a aprobar que esta operación sea costeada por el sistema público

Sin embargo y, con referencia a esta “reconstrucción”, se debería informar de que no es ningún milagro ni la panacea como algunas personas creen al leer la noticia, ya que en las mayoría de los casos no es posible recuperar la capacidad de obtener el placer pleno, ya que si el glande del clítoris que contiene 8000 terminaciones nerviosas ha sido extirpado, estas no pueden ser restituidas.

Esta falsa creencia es debida al gran desconocimiento del funcionamiento de los órganos genitales femeninos. Aún ahora siguen habiendo personas que creen que sólo con la penetración la mujer puede obtener un orgasmo o que la estimulación del controvertido punto “G” es suficiente para conseguir la excitación. Pero el maravilloso puntito es imposible de “activar” sólo con el frotis de la penetración y la mujer necesita estar muy excitada para que dicha glándula se haga visible y por lo tanto poder ser estimulada, cosa imposible si el “generador” ha sido cortado.

La sexualidad de la mujer es una gran desconocida, incluso para muchas mujeres que creen tener algún tipo de problema o disfunción, cuando no consiguen obtener el placer esperado por los métodos supuestamente habituales. Para entender la sexualidad de una mujer sin glande sólo es necesario no estimularlo durante la relación sexual tanto si eres hombre como mujer, porque un pene sin glande tampoco podrá nunca generar el mismo placer.

Sí es cierto, y sólo por eso vale la pena someterse a la reconstrucción genital, que se pueden corregir las fibrosis, las fístulas y otras consecuencias de la MGF extremadamente dolorosas. Así que, aunque parezca una crítica, o que no reconozca el mérito de estas intervenciones, aplaudo y agradezco cualquier tipo de sufrimiento que se evite a las mujeres que fueron mutiladas y seguramente abiertas por sus maridos con un cuchillo en la noche de bodas para poder ser penetradas.

Este ha sido un año positivo para muchas mujeres mutiladas, pero aún queda mucho trabajo por hacer para evitar que muchas otras lo sean en un futuro y esto sólo se consigue a través de la educación porque la mejor manera de prevenir es educar.

0 comentarios:

  • Publicar un comentario en la entrada